Dec 15, 21

Envejecer con Salud y Positividad: Guía Práctica y Consejos Útiles

La vejez es una etapa de la vida que todos esperamos alcanzar. Es un periodo marcado por décadas de experiencias, sabiduría acumulada y valiosas lecciones de vida. En contra de la percepción comúnmente errónea, envejecer no es necesariamente sinónimo de decrepitud o debilidad. Al contrario, puede ser una fase de la vida plena de vitalidad y crecimiento personal, siempre que se cuiden aspectos claves de nuestro bienestar y salud. 

 

"La vejez es la etapa en la que uno reflexiona sobre el pasado, vive plenamente el presente, y ve el futuro con sabiduría y serenidad."

 

Te ayudaremos a prepararte para un envejecimiento activo y pleno, enfocándonos tanto en el bienestar físico como en el emocional y mental. Aprende a ver la vejez no como un final, sino como un nuevo capítulo lleno de oportunidades y nuevas experiencias.

 

Consejos para mantenerse saludables a medida que envejecemos

 

La vejez, sin lugar a dudas, es una parte ineludible de nuestra existencia. Pero, ¿sabías que la vejez tiene su propio encanto y belleza? Su esencia radica en la acumulación de experiencias, sabiduría y un entendimiento más profundo de la vida. 

 

No obstante, esto no significa que deba acompañarse de un declive en nuestra salud o energía conforme avanzan los años. A continuación, te proporcionamos algunos consejos útiles para mantener tu vitalidad y buen estado de salud a lo largo de los años.

 

Adopta una alimentación equilibrada 

 

Con la edad, nuestros sistemas digestivos cambian y necesitamos ajustar lo que comemos. Mantén una dieta rica en frutas, verduras, proteínas magras y granos integrales. Evita los alimentos procesados y con alto contenido de azúcar o grasa. Mantén el cuerpo hidratado bebiendo suficiente agua. 

 

La alimentación tiene un papel esencial en cómo te sientes y cómo envejeces. La clave es la moderación y el equilibrio. No necesitas eliminar todas tus comidas favoritas, sino hacer elecciones inteligentes, comer porciones controladas y siempre agregar variedad. 

 

  1. Incrementa el consumo de frutas y verduras: Son ricas en vitaminas, minerales y fibra, y bajas en calorías. Trata de incluir al menos una porción en cada comida.
  2. Elige tus proteínas sabiamente: Las proteínas magras como el pescado, el pollo y las legumbres son excelentes opciones. Limita el consumo de carnes rojas y elige cortes bajos en grasa.
  3. Mantén un equilibrio de carbohidratos: Los granos enteros, como el arroz integral, la quinua y la avena, son fuentes sólidas de energía. Evita los carbohidratos refinados, como el pan blanco y los dulces.
  4. Mantente hidratado: La importancia de beber suficiente agua no puede ser subestimada. Puedes también hidratarte con infusiones, zumos naturales y caldos.

 

Artículo relacionado: Consejos para Mejorar tu Digestión y Mantenerla Sana

 

Recordar: Cada cuerpo es diferente. Lo que funciona para uno, podría no funcionar para otro. Por lo tanto, puedes considerar buscar el asesoramiento de un dietista registrado para ayudarte a planificar una dieta que se adapte a tus necesidades individuales y estado de salud. 

 

Hábitos para evitar 

 

Así como hay hábitos alimenticios que pueden fomentar una vida más larga y saludable, también hay hábitos a evitar. 

 

  • Consumo excesivo de sal y azúcar: La sal puede aumentar la presión arterial, mientras que el azúcar puede llevar a la obesidad y la diabetes.

 

  • Comidas ultra-procesadas: Estos alimentos a menudo contienen conservantes, colorantes, saborizantes y otros aditivos que pueden ser perjudiciales para la salud.

 

  • Alcohol: Un consumo moderado podría ser beneficioso, pero el consumo excesivo puede llevar a una serie de problemas de salud.

 

“La clave es encontrar un equilibrio nutricional que funcione para ti, recordando siempre que un poco de lo que te gusta puede formar parte de una dieta balanceada.”

 

Artículo relacionado: Riesgos de Niveles Altos de Glucosa

 

Para concluir, incluir una variedad de alimentos ricos en nutrientes en tu dieta ayudará a que te sientas bien a medida que envejeces. Recuerda que una alimentación saludable se acompaña mejor con actividad física regular, descanso adecuado y chequeos médicos frecuentes. ¡Envejecer es una aventura, haz que sea una aventura saludable!

 

Realiza actividad física regularmente 

 

No importa cuán viejos seamos, movernos y mantenernos activos es crucial. Elige actividades que disfrutes para que te resulte más fácil mantener este hábito. Podría ser caminar, nadar, hacer yoga o bailar. Pero recuerda siempre consulta a un médico antes de comenzar cualquier nuevo programa de ejercicios. 

 

¡No subestimes el poder del movimiento! Mantenerse activo físicamente no solo fortalece nuestro cuerpo, sino también nuestra mente. Puede parecer extraño al principio, pero cuanto más nos movemos, más energía tenemos. Así que vamos a desglosar exactamente por qué es saludable mantenerse físicamente activo a medida que envejecemos. 

 

Beneficios cardiovasculares: El ejercicio regular puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Tanto si se trata de una caminata rápida como de un entrenamiento más intenso, cualquier actividad que acelere el ritmo cardíaco puede ser beneficiosa. 

 

Mantén tus huesos fuertes: Las actividades de soporte de peso, como caminar o levantar pesas, pueden ayudar a mantener los huesos fuertes y prevenir la osteoporosis. 

 

Mejora tu estado de ánimo: La actividad física puede mejorar drásticamente tu estado de ánimo. Estudios han demostrado que incluso pequeñas cantidades de ejercicio pueden ayudar a combatir la depresión y la ansiedad. 

 

Aumenta tu energía: ¿Te sientes cansado a menudo? La actividad física puede ayudar. El ejercicio regular puede aumentar tus niveles de energía, ayudándote a sentirte más vivo y capaz de enfrentar los desafíos diarios. 

 

“Asegúrate de consultar con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios para confirmar que es adecuado para tu estado de salud.”

 

Mantenerse activo físicamente no significa necesariamente que debas apuntarte a un gimnasio o correr maratones. Puedes encontrar maneras de incorporar actividad física a tu vida diaria. Caminar más, tomar las escaleras en lugar del ascensor, practicar jardinería o incluso bailar en tu sala de estar son maneras sencillas y efectivas de mantenerse activo. Recuerda, cada pequeño esfuerzo cuenta.

 

Mantén tu mente aguda 

 

Como dice el dicho, "si no lo usas, lo pierdes". Esto también se aplica a tu mente. Mantén tu cerebro activo y desafiado. Leer, resolver crucigramas, jugar juegos de mesa, aprender un nuevo idioma o habilidad, todo ayuda a mantener la mente en forma. 

 

A medida que envejecemos, no solo es importante mantener nuestro cuerpo en forma, sino también nuestro cerebro. Los ejercicios para el cerebro son vitales para mantener una mente activa y aguda. Así como los músculos se fortalecen con el ejercicio, también lo hace nuestro cerebro. Aquí te ofrecemos algunos consejos para mantener tu cerebro en forma. 

 

Juegos de memoria: Los juegos de memoria, como los rompecabezas, crucigramas y sudokus, pueden ayudar a mejorar la memoria y la concentración. Estos juegos desafían a tu cerebro a recordar y pensar de maneras nuevas y diferentes, lo que ayuda a mantenerlo en forma. No es necesario que sean complicados, incluso los juegos más sencillos pueden ofrecer un buen entrenamiento para tu cerebro. 

 

Aprender algo nuevo: Aprender algo nuevo es una excelente forma de ejercitar el cerebro. Podrías aprender a tocar un instrumento musical, una nueva receta, hablar un nuevo idioma, ¡o cualquier cosa que te interese! La verdadera clave aquí es el desafío y la novedad. Esto mantiene a tu cerebro en acción, desarrollando nuevas conexiones neuronales y fortaleciendo las ya existentes. 

 

Lectura y escritura: La lectura y la escritura son actividades que desafían a tu cerebro de varias maneras. La lectura mejora la memoria y la concentración, mientras que la escritura ayuda a preservar las habilidades cognitivas. Puedes comenzar con la lectura de libros, revistas, o periódicos, y por supuesto, escribiendo tus propias historias o llevando un diario. 

 

Mantén una vida social activa 

 

Mantener una vida social activa es un componente esencial para tener una mente en forma. Las interacciones sociales nos desafían a pensar, recordar y aprender, lo que a su vez contribuye a mantener activo el cerebro. Por ende, no escatimes en encuentros con amigos, reuniones familiares, y participación en grupos o clubs de interés.

 

Recuerda, mantener una mente activa no solo te ayuda a prevenir el deterioro cognitivo asociado con la vejez, sino que también te permite disfrutar más de la vida. Mantén tu cerebro en movimiento.

 

Las conexiones sociales pueden influir enormemente en nuestra salud y bienestar. Tómate el tiempo para conectarte con amigos y familiares, participar en actividades grupales o hacer trabajo voluntario. Te sentirás más feliz, más conectado y tendrás una red de apoyo a medida que envejeces. 

 

La importancia de realizar chequeos médicos regulares

 

Es importante hacerse chequeos regulares para detectar problemas de salud en etapas tempranas. Mantén al día tus vacunas y realiza las pruebas de detección recomendadas por tu médico. Mantén un diálogo abierto con tus proveedores de atención médica para asegurarte de cuidar todos los aspectos de tu salud mientras envejeces. 

 

Desarrollar una relación fuerte y confiable con tu médico es vital. Ellos deben conocer tu historial médico, tus hábitos de vida y mantener un registro actualizado de tus medicamentos. Nunca subestimes el valor de una buena comunicación con tu equipo médico. Si sientes algún malestar o tienes alguna preocupación, no dudes en compartirlo para encontrar una solución. 

 

Por último, pero ciertamente no menos importante, es importante aprender a ver la vejez con positividad. Disfruta de la sabiduría y la perspectiva que los años pueden dar, celebra tus logros y busca formas de seguir creciendo y aprendiendo. Envejecer puede ser un hermoso viaje si lo enfrentamos con la actitud correcta y cuidamos nuestro bienestar físico y mental.

 

Referencias: 

 

(n.d.). Hábitos para un envejecimiento saludable. Sanitas. https://www.sanitas.es/biblioteca-de-salud/tercera-edad/habitos-vida-saludable/envejecimiento-saludable

 

(n.d.). Calidad de vida para un envejecimiento saludable. Gobierno de MéXico. https://www.gob.mx/inapam/articulos/calidad-de-vida-para-un-envejecimiento-saludable?idiom=es

 

(n.d.). Envejecer saludablemente. Medline Plus. https://medlineplus.gov/spanish/healthyaging.html

Por: Equipo Elevaté

Artículos Relacionados

Jun 07, 24

Los impactos devastadores de los herbicidas y pesticidas en la salud

LEER MÁS

Cada vez hay más evidencia del daño que herbicidas y pesticidas causan a la salud humana. En medio del dilema por la productividad del campo, estas sustancias (desgraciadamente) seguirán usándose de manera extensiva e intensiva. Protege tu salud digestiva con Vital Gut.

Jun 06, 24

Entendiendo las Causas del Deterioro Cognitivo en Adultos Mayores: Enfócate en tus Mitoconcrias

LEER MÁS

Tu capacidad cognitiva se deteriora conforme ganas edad. La clave para "entrenar" tu cerebro a seguir activo se reduce a entender el rol de la mitocondrias. Con este texto podrás diseñar una guía para comprender y tener en un menor deterioro cognitivo.

Jun 05, 24

Polifenoles: El Secreto (Más Accesible) a la Fuente de la Juventud

LEER MÁS

Los polifenoles son compuestos encontrados en frutas y vegetales que tienen múltiples beneficios. Las investigaciones demuestran su "superpoder" como apoyo metabólico. Principalmente son benéficos en adultos mayores.

@ElevateBotanica