Sep 05, 22

MICROBIOTA Y SALUD

La microbiota intestinal es fundamental para la salud; además de ser indispensable para los procesos digestivos, está relacionada con nuestros sistemas inmunológico, endocrino y nervioso.

 

¿Qué es la Microbiota?

 

El término Microbiota fue acuñado por el biólogo genetista y premio Nobel en medicina Joshua Lederberg, en 2001. Él lo definía como “la comunidad ecológica de microorganismos comensales, simbióticos y patógenos que comparten nuestro espacio”. Anteriormente se usaba el término Flora intestinal, que en realidad no tiene nada de flora pues se compone básicamente de bacterias, hongos y virus. El número de células microbiales se estima entre 10 y 100 trillones, que puede llegar a ser varias veces mayor al número de células que forman nuestro cuerpo. Su peso se calcula alrededor del 2% del peso corporal. El mayor número habita en el tracto intestinal, pero también habitan en nuestra piel, boca, pulmones, genitales, etcétera.

 

 

Se han catalogado más de 8,000 especies de organismos ( Taxón) en la microbiota intestinal del ser humano. Nuestra relación simbiótica con estos microorganismos comienza con el nacimiento y dura toda la vida, cambiando su composición y número a través de los años, desempeñando funciones para nuestro correcto funcionamiento y salud, mientras a ellos les brindamos hospedaje. De hecho, nuestra microbiota ha evolucionado con nosotros desde que existimos como especie. El conocimiento científico sobre nuestra microbiota ha aumentado exponencialmente tras la introducción de técnicas de biología molecular conocidas como Next Generation Sequencing en la investigación, que dan cuenta de las huellas de ADN de las especies. Anteriormente se dependía de cultivos microbiológicos y la mayoría de estos microorganismos no se pueden cultivar con estos métodos. Por su enorme capacidad metabólica, se ha considerado a la microbiota como un “órgano” imprescindible para la vida y con influencia en la salud y la enfermedad. (1)

 

NUESTRA RELACIÓN SIMBIÓTICA CON ESTOS MICROORGANISMOS COMIENZA CON EL NACIMIENTO Y DURA TODA LA VIDA, DESEMPEÑANDO FUNCIONES PARA NUESTRO CORRECTO FUNCIONAMIENTO Y SALUD.


Cabe mencionar que aunque los términos microbiota y microbioma sean usados indistintamente, existen diferencias. El primero se refiere a la diversidad de microorganismos que viven en cierto lugar (bacterias, hongos y virus), y el segundo a los microorganismos, su carga genética y el medio ambiente en el que habitan.

 

Artículo relacionado: ¿Qué es Inflamación y Cómo Afecta mi Salud?

 

¿Cuál es la Relación que Tiene la Microbiota Intestinal con Nuestra Salud?

¿Por Qué Tenemos Neuronas en el Intestino?

 

Las funciones más conocidas de la microbiota en nuestro organismo son fisiológicas: la digestión de alimentos a través de la síntesis de metabolitos y la fermentación de carbohidratos indigeribles. Las bacterias producen ácidos grasos de cadena corta SCFA que alimentan las células del intestino y mantienen la membrana intestinal fuerte y sana. Se encargan también de producir las vitaminas K y B12, fundamentales en nuestra salud. O sea, la microbiota trabaja con nuestro cuerpo para producir nutrientes. Una microbiota sana es una barrera de protección contra microorganismos patógenos y nos desintoxica de sustancias químicas dañinas. Mantener un delicado balance en nuestro sistema inmunológico, eliminando patógenos invasores y manteniendo cierta tolerancia para evitar la autoinmunidad es lo que hace la microbiota intestinal mediante la homeostasis inmunológica.(2)

 

LAS FUNCIONES MÁS CONOCIDAS DE LA MICROBIOTA EN NUESTRO ORGANISMO SON FISIOLÓGICAS: LA DIGESTIÓN DE ALIMENTOS A TRAVÉS DE LA SÍNTESIS DE METABOLITOS Y LA FERMENTACIÓN DE CARBOHIDRATOS INDIGERIBLES.

 
Día a día se produce más evidencia de su función reguladora del sistema inmunológico y del sistema nervioso. Los estudiosos del llamado “eje intestino- cerebro” dan una importancia primordial a la microbiota en nuestra salud en temas como aprendizaje, adquisición de memoria e integridad cerebral.


Un desbalance en ella está asociado a enfermedades neurodegenerativas y problemas de neurodesarrollo.(3) Los estudios avanzan en el desarrollo de modelos terapéuticos posibles para tratar enfermedades como el autismo, Parkinson, Alzheimer y esclerosis múltiple, por medio de las bacterias benéficas de nuestra microbiota y los neurotransmisores que producen.

 

 

El Sistema Nervioso Entérico ( SNE) es llamado nuestro “segundo cerebro”. En una parte del tubo intestinal se encuentran unas formaciones con forma de vainas que poseen 100 millones de neuronas. Muchas menos que en el cerebro pero más que en la médula espinal y el Sistema Nervioso Periférico. La principal vía de comunicación entre el intestino y el cerebro es el nervio Vago y 90% de la ramificación que llega al intestino, lleva información al cerebro y no a la inversa. En el SNE se producen 30 neurotransmisores, que son las sustancias que usan las neuronas para comunicarse. Una parte es usada por nuestra digestión, pero las bacterias también producen Serotonina, dopamina y GABA. Estos neurotransmisores son los mismos compuestos que los fármacos antidepresivos incrementan. Se tiene evidencia científica que los desbalances en la microbiota tienen una relación crucial con autismo, ansiedad, depresión y otros desórdenes autoinmunes.Un mayor número de investigadores en el mundo están investigando la forma en que la microbiota regula cómo piensan y sienten las personas.(4)

 

EL SISTEMA NERVIOSO ENTÉRICO ES LLAMADO NUESTRO "SEGUNDO CEREBRO". EN EL SNE SE PRODUCEN 30 NEUROTRANSMISORES, QUE SON LAS SUSTANCIAS QUE USAN LAS NEURONAS PARA COMUNICARSE.

 

 

Ted Dinan experto mundial en el estudio del eje intestino-cerebro, acuñó el término psicobióticos, para los microorganismos que ingeridos adecuadamente producen beneficios para la salud mental.


El investigador de gastroenterología Stephen Collins de McMaster University en Ontario ha demostrado ampliamente la relación directa de 2 cepas de bacterias, lactobacillus y bifidobacterium, con la reducción de ansiedad y depresión. También el neurólogo Phil Burnet de Oxford University, demostró que los prebióticos que alimentan la microbiota disminuyen efectivamente los niveles de Cortisol, la hormona del estrés.


Los estudios son cuantiosos pero podemos concluir que existe un eje microbiota- intestino-cerebro en el que fluye tridireccionalmente la comunicación endocrina, inmunológica y nerviosa.

 

Artículo relacionado: La Hormona de la Felicidad (Serotonina) y los Beneficios de un Intestino Saludable

 

¿Cómo Cuidar Nuestra Microbiota Para Que Sea Diversa, Abundante y Saludable?

 

La microbiota de cada persona es distinta y única, determinada por varios factores como son: nuestra genética, el medio ambiente que habitamos , la dieta y los hábitos que seguimos. Una microbiota sana se refleja en salud intestinal y bienestar general, mientras que su desequilibrio se ha relacionado con casi todas las enfermedades humanas.


Como lo expone el doctor Mark Hyman, conocido promotor de la medicina funcional: “Piensa en tu intestino como en tu jardín interior. Tal como sucede en cualquier jardín, si las malas hierbas toman el control el jardín está en problemas”.

 

UNA MICROBIOTA SANA SE REFLEJA EN SALUD INTESTINAL Y BIENESTAR GENERAL, MIENTRAS QUE SU DESEQUILIBRIO SE HA RELACIONADO CON CASI TODAS LAS ENFERMEDADES HUMANAS.

 

En general podemos decir que las bacterias benéficas se alimentan de fibra vegetal, las patógenas proliferan con azúcar y carbohidratos. Estas fibras vegetales funcionan como Prebióticos. Mientras más variedad de alimentos de origen vegetal consumamos, mejor estará nuestra microbiota. Estos alimentos incluyen frutas, verduras, legumbres, frutos secos, semillas, nueces y cereales integrales. Los alimentos fermentados contienen Probióticos, que son una forma de “sembrar” nuestro intestino con microbios beneficiosos específicos, principalmente bacterias y levaduras. Entre estos alimentos se encuentran: yogurt natural, kéfir, chucrut, miso, kombucha, los encurtidos y el suero de mantequilla. Las sustancias que más daño provocan en la microbiota son los antibióticos y el abuso de ellos. Siguiendo con la analogía del jardín, los antibióticos serían como un herbicida que acaba con las plantas deseadas y las no deseadas por igual. Además, efectivamente los herbicidas (glifosato) y pesticidas usados en la agricultura convencional, dejan residuos en nuestros alimentos que pueden llegar a eliminar más del 50 por ciento de la variedad de las bacterias benéficas. En ese sentido el trigo es el que mayores problemas puede causar. Teniendo en mente los daños que el glifosato causa, Elevaté diseño su fórmula para contrarrestarlo. El resultado son las cápsulas Vital Gut (véase información del producto).


Las cápsulas Vital Gut y Body Balance de Elevaté tienen un efecto positivo en la salud de la membrana intestinal y la microbiota, por lo que son muy recomendables para el cuidado del “jardín interior”.

 

Referencias:

 

Del Campo-Moreno R, Alarcón-Cavero T, D'Auria G, Delgado-Palacio S, Ferrer-Martínez M. Microbiota and Human Health: characterization techniques and transference. Enferm Infecc Microbiol Clin (Engl Ed). 2018 Apr;36(4):241-245. English, Spanish. doi: 10.1016/j.eimc.2017.02.007. Epub 2017 Mar 31. PMID: 28372875.

 

Wu HJ, Wu E. The role of gut microbiota in immune homeostasis and autoimmunity. Gut Microbes. 2012 Jan-Feb;3(1):4-14. doi: 10.4161/gmic.19320. Epub 2012 Jan 1. PMID: 22356853; PMCID: PMC3337124.

 

Liu L, Huh JR, Shah K. Microbiota and the gut-brain-axis: Implications for new therapeutic design in the CNS. EBioMedicine. 2022 Mar;77:103908. doi: 10.1016/j.ebiom.2022.103908. Epub 2022 Mar 4. PMID: 35255456; PMCID: PMC8897630.

 

Kohn, D. When Gut Bacteria Change Brain Function. The Atlantic. https://www.theatlantic.com/health/archive/2015/06/gut-bacteria-on-the-brain/395

Por: Equipo Elevaté

Artículos Relacionados

Feb 20, 24

Eficacia y seguridad de Body Balance

LEER MÁS

La revista de El Colegio de Medicina Interna publica los resultados que validad la eficacia y seguridad de Body Balance para el tratamiento de la diabetes tipo 2.

Feb 20, 24

Claves para entender la relación entre la resistencia a la insulina y la menopausia

LEER MÁS

La menopausia es una etapa que modifica la vida de la mujer de manera irreversible. Los cambios suceden desde un aspecto hormonal que pueden afectar estado de ánimo pero también la respuesta del cuerpo al azúcar. Con este texto comprenderás cómo revisar la resistencia a la insulina en la etapa previa o posterior a la menopausia.

Feb 19, 24

Una guía completa: Bacterias Buenas y Malas en el Microbioma

LEER MÁS

El microbioma es un complejo sistema que incluye bacterias buenas y malas. Con esta guía conocerás cómo atender y mejorar el estado de las "buenas" bacterias" y a la vez, reducir, el imparto de las "malas".

@ElevateBotanica